Por algo llegaste hasta acá. Suscribite para poder volver:

Cuentos

junio 23, 2017 Javier E.G. Andújar 12 Comentarios

El Pacto Drago

La caravana iba encabezada por una negra carroza con penachos, arrastrada por una yunta de caballos color azabache, lustrados y engalanados con ornamentas de cuero y bronce. Subidos al pescante se hallaban el conductor y el lacayo, vistiendo galera, levita y guantes blancos. Los caballos, ya habituados a aquel derrotero, mansamente se dirigían al cementerio...

Este cuento está en los libros: Antemeridiano 2a ed., Antemeridiano 1a ed., Mundos en Tinieblas, Félix Francisco Casanova

Leer completo.


Vuelo

¿Qué tan lejos pensará que están esas nubes? ¿Cuánto en kilómetros y cuánto en recuerdos?...

Leer completo.
Premios y noticias relacionadas.


Entre Loria y Miserere

Era un viaje de rutina, pero las cosas se pusieron muy raras a los pocos segundos de dejar la estación Loria. Lo que pasó fue que me sentí consciente de todo lo que me rodeaba. Por un momento lo entendí todo, y vislumbré un desenlace que tenía sentido. No podría ponerlo correctamente en palabras, pero sentí tranquilidad...

Este cuento está en los libros: Antemeridiano 2a ed., Antemeridiano 1a ed., Historias y mitos de barrios de Buenos Aires



Martel y la ecuación de la muerte

Lo brillante de Martel no fue el desarrollo matemático, fue algo mucho más importante: encontró y puso al descubierto ni más ni menos que el mecanismo de funcionamiento de la muerte...

Este cuento está en los libros: Antemeridiano 2a ed., Antemeridiano 1a ed.Los entierros imposibles




Brisas y sombras

De repente no se sentía seguro en la oscuridad, miraba fijamente una cortina que había sido movida levemente por la brisa.
-Sabes exactamente de qué terror estoy hablando. ¿Sientes la presencia? Mira el rincón oscuro de la derecha -indicó Cortez en voz baja-. Disimula. Detrás de la cortina, no fue el viento lo que la movió; ahí está...

Este cuento está en los libros: Antemeridiano 2a ed., Antemeridiano 1a ed., Caños Dorados



Salvo por la luz del rincón

Éramos demasiados asesinos para aquel departamento de Villa Crespo...

Este cuento está en los libros: Antemeridiano 2a ed., Antemeridiano 1a ed., Miguel Hernández



El sauce

Luego llegaron los cuervos, arribaron una tarde desde el oeste y se posaron en las ramas del árbol. Eran sus ojos, le informaban lo que veían...

Este cuento está en los libros: Antemeridiano 2a ed., Antemeridiano 1a ed., Castillo de Cuentos



La antena

-Mi nombre es Burian Adrik Sarbú -se presentó-. Soy Oficial de la Subsecretaría de Radiofrecuencias y este es mi equipo -algunos de los presentes saludaron con un gesto-. Por el momento determinamos que la señal no proviene del pueblo, pero no puede venir de muy lejos. Mañana un grupo va a peinar el campo. Si la fuente de la señal existe, la van a encontrar...

Este cuento está en los libros: Antemeridiano 2a ed., Antemeridiano 1a ed., Perros



El jueves vacío

El plano era un papel amarillento, escrito en otro tiempo, por una persona que él ya no era. Sobre la esquina superior izquierda se podía leer el título: “La máquina de sentir”. Desplegado ocupaba toda la mesa del comedor y estaba lleno de pequeños esquemas y cantidad de anotaciones desperdigadas...



360

"Retornará un día la red de las causas en que estoy engarzado... -alguien dijo alguna vez- ¡y tenderá a crearme!". Para mi es mucho más que una ocurrencia filosófica, es una realidad demostrable...



Juguete gastado

El lector estará pensando en un déjà vu, y tal vez lo haya sido, es algo muy confuso para un niño de esa edad. Sin duda los hechos encajan con la definición de ese fenómeno. Pero aquí no termina la cadena de vicisitudes, por el contrario, ese fue solo el principio...



Ruta 14

Era hastío en una tarde llena de repasos por los aburridos logros de amistades de gente desconocida. Con todo detalle, hasta con nombres y apellidos, replicándose de padres a hijos a nietos y hasta a biznietos, la amplia mayoría de ellos a dos metros de profundidad. La humana resultó ser una especie de lo menos interesante. Las hazañas de toda la vida de un don Amancio Flores podían resumirse en quince minutos de monólogo, y ni siquiera eran quince interesantes minutos. Que desgracia...




Caminando en los zapatos de Mao

El vendedor se fue enseguida recitando un particular pregón: "Traigo, señores, zapatos de todos los colores. Tengo zapatos gastados para los pies cansados. Zapatos que ya han andado otro camino para los hombres que esperan algo de su destino"...

 Este cuento está en el libro: 20 historias digitales



Retiro
(carta de amor)

Vos sabés que hay decisiones fáciles que te cambian el día, como tomar el colectivo o caminar. También sabés que hay otras decisiones difíciles que te (nos) cambian la vida para siempre, como alejarte...



Lapso

Así se fue una semana. Intentó hacer como si nada hubiera pasado y seguir con su vida normal. Pero no era fácil. Aquello siempre estaba ahí presente. Esa casa y esa niña del otro lado de su baño, viviendo en 1956...

 Este cuento está en el libro: Libro Club ILCSA



Tiempo de Planck

Ni siquiera había empezado a contar todavía y ya se caía la noche por el borde mojado de la luna nueva. Era una noche rápida y resbaladiza...



El Biógrafo

Lo que acaban de escuchar es el relato de un día cualquiera en la vida de una mujer ignota y vulgar que vivió en China hace más de doscientos años —continuó diciendo Pedro—. Una historia que nadie puede conocer. Tal vez se refieran a la persona que escribió esta historia como el Biógrafo. Tiene el don del conocimiento pasado, obtenido a través de rituales infernales. Al menos eso cuentan los siseos de las desagradables criaturas como ustedes, señores, que no tienen otra cosa mejor que hacer con sus miserables existencias que venir a mascullar su perfidia embebida en alcohol a este antro desatendido por la dicha...

El Pacto Drago La caravana iba encabezada por una negra carroza con penachos, arrastrada por una yunta de caballos color azabache, lustr...



12 comentarios:

  1. no puedo leer todo entero ninguno de los cuentos!!! q hago para poder leerlos enteros?
    gracias

    ResponderEliminar
  2. Cada tanto subo alguno entero, pero de la mayoría dejo fragmentos. Saludos

    ResponderEliminar
  3. javier por una amiga me entere de tu existencia y la verdad me encanto lo que lei, asi que me mantendre al tanto de tus publicaciones y en breve tratare de adquirir algun libro tuyo. besos desde mendoza. mi correo es caranchamaldita@hotmail.com.ar

    ResponderEliminar
  4. Hola Carancha. Que bueno que una amiga te haya contado sobre mí, espero que haya dicho buenas cosas (aunque sea mintiendo un poco jajaja). Justamente estoy trabajando en un libro que espero vea la luz próximamente, así que ya estaré comentando sobre esto en las publicaciones (mientras tanto shhh! es un secreto). ¡Bienvenida a la página! Besos

    ResponderEliminar
  5. Que lindo yo tbm escribo

    ResponderEliminar
  6. HOLA JAVIER, QUIERO LEER TUS LIBROS, LOS FRAGMENTOS QUE LEI ME PARECEN MUY INTERESANTES. YO VIVO EN VENEZUELA, ME ENCANTARIA ADQUIRIRLOS. ES EL TIPO DE LECTURA QUE ATRAPA. UN ABRAZO AMIGO, ESTARE PENDIENTE DE TUS PUBLICACIONES, PROMETO QUE NO ME LAS VOY A PERDER. CUIDATE MUCHO, BESOS Y BENDICIONES. Catalina Vegas.

    ResponderEliminar
  7. ... HOLA ...PASEE HEEE... LOS UNICOS ENTEROS SON AQUELLOS QUE NO SE RINDEN .... ABRAZOS ..Y BUENA LETRA ...

    ResponderEliminar
  8. ... BUENO ESE SOY ... ASI QUE APALABRADOR EL MUCHACHO...
    GRACIAS DE VERDAD EL ANONIMO ANTERIOR ESE SOY CONTR@MITO ... AGRADECIDO POR TU GESTO ....

    ResponderEliminar
  9. Maravillosas tus obras....sinceramente un orgullo!!!!!

    ResponderEliminar